VISTO:

Que, en busca de la preservación de nuestro patrimonio cultural y de la defensa de nuestra propia identidad navarrera, se hace necesario llevar adelante políticas de continuidad en las acciones promovidas y ejecutadas por quienes han tenido esa premisa a lo largo de una fecunda vida ligada a este pueblo; y

CONSIDERANDO:

Que, el Doctor Don Alfredo Sabaté, hijo de este pueblo, brilló en su existencia por rescatar; promover; defender y difundir nuestro capital histórico y nuestro patrimonio cultural;

Que, el Doctor Alfredo Sabaté dedicó buena parte de sus días a investigar nuestra bicentenaria y escondida historia, para luego compartir con sus vecinos los resultados de su silenciosa tarea;

Que, esta tarea de investigación, por extensa y por fructífera, escapa al simple recuento de quienes lo admiramos, y día a día encontramos que se suman pequeños eslabones a una cadena de éxitos investigativos;

Que, a partir de su generosidad intelectual el Doctor Sabaté no solo trabajó para su satisfacción de investigador, sino que lo hizo para sembrar entre nosotros el sentido del valor de la historia ligado al sentido de pertenencia a un lugar;

Que, a través de su acción directa el pueblo de Navarro pudo detentar, recordar y celebrar su fecha fundacional; instituyendo a través de una fundada conclusión al día 30 de Abril como día de nacimiento de nuestra comunidad;

Que, sus investigaciones lograron determinar las bien llamadas fechas fundacionales de la localidad de Las Marianas y la de Moll;

Que, en su afán de institucionalizar la investigación histórica local y enmarcarla para la continuidad de los tiempos, promovió y dio los fundamentos para la creación de la Junta de Estudios Históricos de Navarro y el Archivo Histórico Municipal de Navarro;

Que, debido a sus inquietudes de ordenamiento urbano redactó e impulsó la aprobación de promulgación de la Ordenanza que establece la nomenclatura numérica a las calles de la Ciudad de Navarro que hoy tiene plena vigencia y aceptación;

Que, con fundadas razones, promovió y apoyó homenajes a vecinos de Navarro y a fechas que trascendieran por su importancia en la historia y en la evolución de nuestro pueblo, imponiendo sus nombres a calles e instituciones, rescatando del olvido colectivo a quienes de otro modo hubieran proseguido anónimos en el tiempo;

Que, su meritoria tarea en instituciones intermedias de Navarro tiene la máxima expresión en la desarrollada como entusiasta y trabajador Presidente de la Biblioteca Pública y Popular “Sarmiento”, a la que brindó quince años de esmerada dedicación, trabajando no sólo en tareas directivas de reorganización y reestructuración operativa, sino que con sus propias manos modernizó sus instalaciones, su mobiliario y su concepto de servicio;

Además, como correspondía a su clara inclinación de revalorizar a pioneros de Navarro, fue autor de la iniciativa de rebautizar a esa institución, imponiendo a éste el nombre de su fundador: “José Ruiz de Erénchun”;

Su verdadera pasión por recuperar símbolos de la historia navarrera, lo hicieron autor de la Ordenanza que restituyó el nombre de “San Lorenzo de Navarro” a la plaza principal, a lo que no satisfecho con ello, también diseñó y construyó con sus manos el cartel que la identifica como tal;

Asimismo, su tarea investigativa dio a nosotros y a nuestra posteridad, la posibilidad de conocer el sitio exacto del emplazamiento del Fortín de la Guardia de San Lorenzo de Navarro, como también el lugar donde estuvo durante un año sepultado, el Coronel Manuel Dorrego, luego de su fusilamiento en el año 1828;

Representó a Navarro en cada Cónclave de Historia Regional o Provincial, en las que fue preclaro docente a través de inolvidables y entretenidas conferencias, aportando así también vastos conocimientos para la riqueza de la historia de la región;

Sin ser músico, escribió una marcha dedicada a su querido Navarro, y junto a su entrañable esposa y su amada hija diseñaron el modelo elegido como Bandera Oficial de Navarro;

A partir de sugestión personal ante el Ministerio de Justicia y con su propio diseño y dirección de obra, Navarro logró tener su edificio de Juzgado de Paz;

Autor de innumerables publicaciones y artículos periodísticos que, recopilados formarían un vasto volumen de historia lugareña. Autor del libro “Cien años de la Biblioteca Ruiz de Erénchun” y colaborador sin retaceos de cuanto entusiasta amigo se le acercara a pedir asesoramiento sobre fechas y hechos del pasado navarrero;

En los últimos años de su vida, su amor por este pueblo, por sus orígenes y por su evolución, lo enfrascaron en una titánica tarea de recopilación y redacción de una completísima obra sobre la Historia de Navarro. Esta obra -aún inconclusa por su muerte- y todavía no editada, servirá para enseñar e ilustrar sobre nombres, hechos y lugares que gravitaron en nuestros doscientos años como pueblo;

En ocasión de imponer el nombre “José Ruiz de Erénchun” a la entonces Biblioteca Sarmiento, el Dr. Alfredo Sabaté fundamentaba:
“…sin perjuicio del homenaje a que son acreedores los prohombres que han actuado a nivel nacional, es una realidad que sus méritos gozan del general reconocimiento que se traduce en la imposición de sus nombres a innumerables lugares, dentro y fuera de la república. Inversamente -y este es el fondo de la cuestión- las personalidades de relevancia exclusivamente local no han de gozar de más recordación que la que se disponga brindarles en el ámbito en que han actuado. En su defecto, caen fatalmente en el olvido colectivo…”;

POR TODO ELLO:

Porque esas razones que el Doctor Alfredo Sabaté observó oportunamente para aquel homenaje a Ruiz de Erénchun, hoy se ajustan a nuestro tiempo y en este nuevo ejemplo de recordación a la propia figura de Sabaté, quien tanto hizo por su pueblo, promoviendo la identidad navarrera a través de la historia, de la cultura y de la educación;

Porque el Doctor Sabaté merece ser recordado como prohombre de Navarro;

EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE
DEL PARTIDO DE NAVARRO, EN USO DE
LAS FACULTADES QUE LE SON PROPIAS,
SANCIONA CON FUERZA DE

ORDENANZA

Artículo 1º: DESÍGNASE con el nombre de “Avenida Dr. Alfredo Sabaté” a la calle 24 en su recorrido desde esquina 19 hasta Circunvalación.-

Artículo 2º: SEÑÁLESE en cada esquina de intersección de la calle 24 entre 19 y Circunvalación, mediante el señalamiento vial vigente, el nombre Calle 24 “Avenida Dr. Alfredo Sabaté”.-

Artículo 3º: INFÓRMESE mediante copia certificada a la señora esposa y a la señorita hija del Dr. Alfredo Sabaté, sobre la sanción de la presente Ordenanza con su vistos y considerandos.-

Artículo 4º: Comuníquese a quien corresponde, dese al libro de Resoluciones y Decretos y cumplido, archívese.-

REGISTRADO CON EL Nº 1074/08.-

EXPEDIENTES Nº 2626 -HCD- 08.-

DADO EN LA SALA DE SESIONES DEL H.
CONCEJO DELIBERANTE DEL PARTIDO
DE NAVARRO, A LOS 28 DIAS DEL MES
DE ABRIL DEL 2008.-

CÉSAR P. ETCHART LEONARDO POUYSEGÚ
Secretario Presidente
Honorable Concejo Deliberante Honorable Concejo Deliberante